lunes, 20 de febrero de 2017

Poda de la Morera centenaria.





La Morera es lo más valioso, además del pozo, que encontramos al llegar a la finca. Es la gran compañera inmóvil que nos ha cuidado en silencio dándonos su sombra y su abrigo. La reina del lugar.... bueno, pues La Morera centenaria fue sacudida el verano pasado por un mini huracán que pasó por la zona y la pobre quedó bastante tocada.








La ventolera se llevó esa rama joven que veis en el suelo y generó grietas y daños graves en las ramas altas de la derecha en la foto.

La rama del suelo la cortamos practicamente en el momento y le añadimos un ungüento protector fungicida en la herida (betadine para árboles de un color azul cielo que luego se oscurece, precioso el betadine para árboles).

En las ramas más altas, nos resistimos a hacer una poda severa pensando que podría servir ponerle un collar que evitase que se rajase más y que posibilitase que la herida soldase. Pero la realidad es que no estando allí fue difícil actuar con la rapidez que la situación requería, y este método pasado un tiempo no iba a servir nada más que para generar un hueco donde acumular humedad y que según los expertos podría costarle la vida al gran árbol. Única opción: Podar.

Da pena verla "descabezada" y sentir que este verano el terreno estará huérfano de su sombra espesa, pero sabemos que se ha hecho lo mejor y esperamos que en un par de años parezca de nuevo que por ella no pasa el tiempo.

Gracias por todo compañera arbórea. 




2 comentarios:

Ricardo dijo...

Por curiosidad ¿Quien la a podado? El nombre no me dirá nada, digo, que si habéis sido vosotras, o habéis pedido ayuda a un agricultor o a un técnico...

Supercalifragi dijo...

Hemos pedido ayuda. La ha podado un profesional. Nosotras no tenemos ni idea.